Hábitos saludables: practicar mindfulness

Hábitos saludables: practicar mindfulness

¿Por dónde empezar? ¿Meditar es para mí? 

Antes de empezar a practicar mindfulness puedes informarte sobre ello para ver si es para ti o bien probarlo directamente.

Si volviese atrás, estos son los pasos que daría, pero quizá porque tiendo a analizar mucho:

  1. Si necesitara convencerme de sus efectos, buscaría vídeos de expertos explicándome en qué consiste el mindfulness. Y digo vídeos porque como mi excusa es el tiempo, me cuesta menos escuchar a alguien que sentarme a leer. 
  2. Tras varios vídeos habré decidido si me merece la pena invertir algo más de tiempo y dinero así que si es así el siguiente paso sería comprar un libro para profundizar. 
  3. Si finalmente me decido a practicar, buscaría aplicaciones para meditar. ¿Mejor aplicaciones que vídeos en youtube? A mí me han funcionado mejor porque:
  • tienen programas concretos o meditaciones guiadas agrupadas por tipo
  • suelen ser de mejor calidad (en cuanto a sonido y contenido)
  • puedo ir de menos a más y ver mi evolución (suele quedarse registrado)
  • en youtube pierdo el tiempo buscando los vídeos y me ha pasado muchas veces que igual escojo, empiezo y no me gusta. O que me aparecen recomendaciones y empiezo a saltar de una a otra y para cuando me decido ha pasado un buen rato. Hacer una playlist es una opción, o puede que haya algún canal que tenga playlists que estén bien.
  1. Volvería a empezar con meditaciones formales (sentada) en combinación con mindfulness informal en actividades cotidianas, pero es cierto que conozco a gente nerviosa a quien sentarse en silencio no les motiva en absoluto. En ese caso, igual es mejor empezar por la práctica informal y ver si te gusta o no.
  2. Si estuviese en un momento de mi vida donde el tiempo escasea, también empezaría con práctica informal, porque sé que si no acabaría dejándolo como me ha pasado muchas veces.

Crear el hábito de meditar y no abandonar

A menudo me pasa que cuando empiezo algo nuevo me vengo arriba y lo practico durante un tiempo, pero me acabo desinflando. Salvo que me apunte a una escuela y pague, normalmente no tengo constancia y me cuesta fijar rutinas.

Con el mindfulness me pasa lo mismo. Mi excusa más habitual es la falta de tiempo así que me cuesta establecer la práctica formal (sentada) como una actividad más de mi día a día.

En ocasiones me he sentido culpable porque sé que si quiero, en realidad sí puedo. Con 5-10 minutos al día es suficiente para notar los efectos, lo que pasa es que igual en un momento de descanso me pongo a mirar redes sociales y cuando me quiero dar cuenta ha pasado media hora a lo tonto. Maaaal.

He pasado por ponerme recordatorios, he utilizado aplicaciones, vídeos de youtube, playlists de spotify, horas diferentes del día (al levantarme, antes de acostarme, antes de empezar a trabajar, mientras hacía tareas cotidianas).

No soy ninguna experta en la materia, simplemente he probado mil formas de meditar y sé cuáles me funcionan y cuáles no.

Y realmente, para fijar el hábito de la meditación hacen falta 3 cosas:

  1. Dejar de pensar que sentarte a meditar es una pérdida de tiempo porque parece que no estás haciendo nada.
  2. Probar hasta encontrar el método y las horas del día que te sacudan las excusas y se adapten a ti.
  3. Tener un plan B, por si por la razón que sea no puedes hacer una meditación formal. El plan B sería practicar mindfulness activo, con una actividad de tu vida cotidiana.

¿Cuál es el mejor momento del día para meditar?

No creo que haya un mejor momento. Seguramente haya tantos como tipos de vida y situaciones personales.

A mí por ejemplo me cuesta la vida meditar nada más levantarme porque me da bajón y me duermo. Me gusta practicarlo cuando duermo a mi hijo o al acostarme.

Y me encantan las prácticas informales: cocinando, caminando por la calle, en el gym o en la ducha. Incluso (y esto igual me hace parecer una raruna), aprovechaba los momentos de ir al baño en el curro (época pre-covid) para hacer respiraciones de un par de minutos. Me ayudaba en días de mucho estrés.

El mito de la mente en blanco

¿Tengo que poner la mente en blanco? No. Meditar no es dejar de pensar sino ser consciente de ello y observar los pensamientos pero no dejarnos llevar por ellos.

Este vídeo de Headspace explica genial cómo afrontar los pensamientos:

 

0 comentarios en «Hábitos saludables: practicar mindfulness»

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.