¿Qué es el minimalismo?

¿Qué es el minimalismo?

La primera vez que oí hablar sobre minimalismo fue en una consulta médica. Cuando vas al ginecólogo no esperas que te cuente que es minimalista, ni que te hable de la importancia de la meditación o el mindfulness y tampoco que empiece a recomendarte libros de temáticas que a priori no tienen que ver con la salud. En cada visita me repetía «yo soy minimalista» y me hacía gracia, pero no me daba por investigar de qué iba el tema porque creía que era simplemente cosa suya. Por supuesto había oído hablar del arte y la decoración minimalista, pero no sabía que podía ser un estilo de vida.

Hasta que un día, en uno de esos listados de libros que me escribía en el informe médico añadió Esencia Minimalista: Consigue una vida sencillamente plena. Como lo que cuenta suele resonar conmigo, como dice él, compré el libro sin dudarlo porque sabía que me iba a gustar. Se lee fácil, es muy cortito y cuenta lo esencial para entender qué es el minimalismo.

Mi guía favorita sobre minimalismo

Había oído hablar a alguna amiga de Marie Kondo y su manera de ordenar y de dejar ir la ropa que no necesitas. Estaban emocionadas con esta mujer así que en su momento me entró curiosidad y, aunque no leí sus libros, me vi varios vídeos para conocer la famosa técnica. También llegué a verme un par de capítulos de su serie de Netflix, aunque me resultaban bastante repetitivos y lo dejé. Eso sí, me resultó muy útil, logré hacer bastante espacio en armario y cajones y doné ropa como loca.

Pero tras leer a Lucía Terol vi que había mucho más. Y no pude quedarme únicamente en el libro. Lucía tiene podcasts con entrevistas (ella las llama charlas minimalistas) muy interesantes que te hacen reflexionar y vi que el minimalismo estaba además relacionado con comportamientos que ya había empezado a incorporar en mi vida y de los que hablo en otros posts.

Me di cuenta que cada estancia de la casa merecía una revisión, mi bandeja de correo iba a requerir horas para darme de baja de newsletters y webs de todo tipo que no me aportaban nada, mi modo de comportarme en rebajas debía cambiar…tenía tanto trabajo por hacer que me hice un listado y lo colgué en la nevera. Un año después no he completado todas las tareas que me puse pero he mejorado bastante.

Ojalá hubiera leído el libro estando embarazada y no con un niño de 2 años, porque seguramente me habría ahorrado muchos aparatos y juguetes innecesarios. Aunque lo que he ido donando (y lo que me queda) ha venido bien a mucha gente y me ha servido de aprendizaje para darme cuenta lo fácil que es dejarse levar sin pararse a pensar.

Minimalismo como estilo de vida

Se trata de simplificar, vivir una vida sencilla, reducir el apego pero no solamente a lo material sino también a los pensamientos, ser consciente de todas las necesidades que intentan crearnos y darnos cuenta que en realidad no nos hacen más felices (menos consumismo sin sentido y menos pajas mentales).

Ser minimalista es saber desprenderte de lo que no te aporta y hacer espacio para lo importante. Dejar ir para permitir entrar algo nuevo.

Ser ordenado y/o tener pocos objetos a la vista no te convierte en minimalista porque igual hay orden en casa pero tienes muchas cosas a las que no prestas atención y que no necesitas.

Da paz mental ver orden en casa y eso se consigue también con el minimalismo, pero cuando al abrir el armario o los cajones veo que están a rebosar, a mí me viene de todo menos paz.

Vivir una vida minimalista es saber decir que no, pero no solamente a los objetos sino también a las actividades que te quitan el tiempo para lo que te llena, como pasar horas delante de las redes sociales o mirando webs de ropa. Es valorar tu tiempo.

El minimalismo es sencillez pero no creo que sea algo fácil de conseguir porque cada día nos enfrentamos a estímulos que nos llevan al lado oscuro, porque sin darnos cuenta nos han educado en la sobreinformación y el consumismo. A mí me cuesta.

He logrado resistirme a entrar en tanta tienda pero tengo que controlarme para no pararme a mirar un escaparate. Lo que pasa es que como está internet y si no vas a las tiendas, ellas vienen a ti en forma de publicidad, newsletters u ofertas que cuesta rechazar, de vez en cuando me encuentro mirando webs de ropa o cosmética para después de media hora pararme y darme cuenta que no lo necesito. Y ya he perdido un tiempo valioso.

Por otro lado, si tu entorno no es minimalista precisamente y es fan de acumular por si acasos y tiene cero tiempo para analizarlos y dejarlos ir, es complicado. Súmale a eso un hijo, al que sobre todo los primeros años de vida le caen regalos por doquier, y el reto está asegurado.

No solamente tienes que controlarte tú sino hacer entender a los demás sin que se ofendan que no hace falta tanto. Que los objetos no son sinónimo de amor. Las experiencias quedan más en la memoria que un juguete.

En resumen: vivir sin necesitar tanto lo material para ser feliz y cuando seas viejito y veas el tráiler de tu vida, que no esté lleno de souvenirs sino de experiencias.

3 comentarios en «¿Qué es el minimalismo?»

  1. Hola, me gustó mucho tu publicación. Personalmente comencé a conocer el desapego cuando leí sobre la filosofía de Epicuro, después quise experimentarlo en mi vida y me di cuenta de que para tener desapego emocional y espiritual, primero debo tener desapego material, ahí fue como conocí el minimalismo.
    Aún tengo mucho por aprender sobre el tema, pero ha cambiado mi vida.
    Espero seguirte leyendo, saludos.

    • Muchas gracias por tus palabras! Estoy de acuerdo contigo, el apego a lo material suele ir unido a creencias, así que en cuanto rompemos la barrera de lo material lo demás llega de forma más natural. Soy bastante nueva en el minimalismo y voy despacito, hay mucho trabajo detrás si no te centras en lo que más vende (el ámbito material). Un saludo,

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.